Enciclopedia

Derecho escandinavo -

El derecho escandinavo , en la época medieval, era una rama separada e independiente del derecho germánico temprano y, en los tiempos modernos, en forma de codificaciones, la base de los sistemas legales de Noruega, Dinamarca, Suecia, Islandia y Finlandia.

Desarrollo histórico del derecho escandinavo

Antes de que los estados escandinavos surgieran como reinos unificados en el siglo IX, varios distritos y provincias eran prácticamente independientes administrativa y legalmente. Aunque la organización social en general fue la misma y los desarrollos legales siguieron líneas similares, surgieron varios sistemas legales separados, o "leyes". Originalmente no había leyes escritas; el sistema legal consistía en el derecho consuetudinario que fue conservado, desarrollado y reivindicado por el propio pueblo en las llamadas cosas, o reuniones populares de todos los hombres libres. Entre los siglos XI y XIII, las leyes consuetudinarias provinciales se registraron por escrito (invariablemente en lengua vernácula). Estos escritos eran, en la mayoría de los casos, compilaciones privadas, pero en ocasiones eran instrucciones del rey. Las leyes más conocidas de este período son la ley de Gulathing (escrita en el siglo XI, noruego); la ley de Jutlandia (1241, danés); y las leyes de Uppland (1296) y Götaland (principios del siglo XIII), ambas suecas. Otras comunidades y estados escandinavos siguieron su ejemplo.

Las primeras leyes o códigos no tenían el carácter de códigos civiles como se entienden hoy. Además de las materias de derecho privado (matrimonio, herencia, propiedad y contrato), contenían derecho constitucional y administrativo, derecho penal y leyes procesales. La ley eclesiástica solía excluirse y tratarse por separado. En general, los códigos representan colecciones de derecho consuetudinario; las influencias del exterior fueron insignificantes excepto por algunos vestigios del derecho canónico. Mientras que las leyes provinciales, al igual que otras leyes germánicas tempranas, habían tolerado y regulado las enemistades de sangre (estableciendo tarifas detalladas para el homicidio y los delitos contra el cuerpo), los códigos son, en varios aspectos, más progresivos. Así, el código sueco del rey Magnus (1350) abolió la venganza privada,declarando que los funcionarios del rey deben iniciar procedimientos penales y prever el castigo de los malhechores. Además, presumiblemente bajo la influencia del cristianismo, se introdujeron disposiciones legales para ayudar a los pobres y los indefensos. Reglas relativas a la propiedad territorial (ej., el derecho de redención perteneciente a la familia) eran marcadamente originales.

En 1380 Noruega y Dinamarca se unieron bajo un rey común (Olaf IV), pero los dos países conservaron sus leyes separadas. Durante los siguientes 300 años, antes de la adquisición del poder real absoluto por Federico III (1660), el rey promulgó leyes complementarias junto con una asamblea de nobles. Finalmente, durante el reinado de Christian V, se llevó a cabo un trabajo integral de codificación, y la ley anterior y a menudo obsoleta fue reemplazada por la ley danesa de Christian V (1683) y la ley noruega (1687). Los nuevos códigos se basaron principalmente en las leyes nacionales existentes de los dos países, y las influencias de las leyes alemanas, romanas y canónicas fueron comparativamente leves. Al igual que los primeros códigos, los códigos más nuevos consistían tanto en el derecho público como en el privado y pretendían tratar exhaustivamente todas las normas e instituciones legales más o menos permanentes.Fueron códigos excelentes para su época, redactados en un estilo sencillo y popular e inspirados en el respeto de los derechos individuales y la idea de igualdad ante la ley. Las disposiciones del derecho penal son relativamente humanas en comparación con la legislación de otros países europeos.

En Suecia, Carlos IX (1608) confirmó expresamente una edición revisada del código original, emitida por el rey Cristóbal (1442). Sin embargo, la necesidad de una legislación más moderna se hizo sentir cada vez más y, siguiendo el ejemplo danés-noruego, se encomendó a una comisión real la tarea de redactar un nuevo código. El resultado, comúnmente llamado "la Ley de 1734", fue promulgado por Frederick I.

Finlandia, anexada por Suecia en el siglo XIII y sujeta a la ley sueca, quedó bajo el código sueco de 1734, que se tradujo al finlandés como "Ley del Reino de Finlandia".

Ley escandinava moderna

Los antiguos códigos han sido prácticamente desplazados por los estatutos parlamentarios modernos. En Suecia, la ley de 1734 se ha conservado como marco formal. En otros lugares, ya no se tienen en cuenta los planes para códigos nuevos y globales, pero se ha llevado a cabo una codificación extensa de partes importantes del derecho público y privado.

Una característica interesante de la ley escandinava es la cooperación legislativa organizada que se inició en 1872 y ha ido ganando importancia. De esta manera, los estados nórdicos, incluidos Islandia y Finlandia, han obtenido en gran medida una legislación uniforme, especialmente en lo que respecta a los contratos y el comercio, así como en campos del derecho como los relacionados con la familia, la persona, la nacionalidad y la extradición.

Aunque conservando su carácter nacional, los sistemas legales escandinavos han adoptado ciertas concepciones del derecho civil (principalmente alemán y francés), principalmente a través de la influencia de las escuelas de derecho; el derecho comercial y las leyes de transporte marítimo y de empresas, por ejemplo, se ajustan más o menos a los patrones europeos comunes. La legislación moderna sobre bienestar social, que ha alcanzado un alto nivel, también tiene fuertes conexiones internacionales. La ley escandinava es flexible y cercana a la vida, menos dogmática que otros sistemas legales europeos y relativamente libre de reglas y exigencias formales. Se presta gran atención a las reglas y principios que han evolucionado en la práctica, especialmente en los tribunales. Gran parte de la ley está hecha por jueces; y porque el principio de stare decisis ( es decir,estar obligado por el precedente) no se obtiene, los tribunales han tenido libertad para satisfacer las demandas de las cambiantes condiciones sociales. La amplia participación de los laicos en los procesos civiles y penales puede haber contribuido en alguna medida al carácter pragmático y flexible del derecho escandinavo moderno.