Enciclopedia

La guerra contra la democracia - Artículo especial -

El desarrollo más importante del siglo XX fue la expansión de la democracia. La lección más importante fue que las mareas de la libertad siempre serán opuestas. Ahora y en el futuro, esta advertencia debería estar en nuestras mentes porque la democracia está pasando por una nueva y rigurosa ronda de pruebas.

Albright, Madeleine K.

El cuadro de honor de los países libres dejó de crecer hace algún tiempo y ha comenzado a reducirse. Las dudas sobre la capacidad de la democracia para cumplir sus promesas se han profundizado a medida que la tecnología ha permitido a las personas en todas partes ver lo que otros tienen y ellos no, alimentando la insatisfacción y alimentando la ira. Las brechas se han ampliado entre ricos y pobres, urbanos y rurales, personas con buena educación y personas que carecen de las habilidades del siglo XXI. La movilidad sin precedentes de personas e ideas ha frotado sentimientos crudos de inseguridad económica y social, amenazando la identidad cultural y provocando una reacción violenta contra inmigrantes, refugiados y minorías religiosas.

Madeleine Albright informando al presidente Clinton

Todo esto tiene consecuencias. Los líderes elegidos democráticamente que llegan al poder con la promesa de un cambio se encuentran incapaces de cumplir con las expectativas y comienzan a perder popularidad el día que asumen el cargo. La globalización, un hecho de la vida, se ha convertido para muchos en un mal que hay que resistir a toda costa. En un número creciente de países, los ciudadanos profesan una falta de fe en los parlamentos, los medios de comunicación, la policía, los tribunales y los partidos de gobierno y de oposición por igual.

La falta de confianza se ve agravada por la campaña de propaganda sostenida orquestada por el presidente ruso. Vladimir Putin, quien se ha convertido en el principal oponente de la democracia liberal en nuestro tiempo. Ha llorado abiertamente la desaparición de la Unión Soviética mientras busca extender su influencia sobre la frontera cercana de Rusia, para debilitar a la OTAN y la Unión Europea, y para crear una brecha entre los Estados Unidos y sus aliados.

Hace setenta años, Estados Unidos desarrolló una estrategia de contención para hacer retroceder al expansionismo soviético y contrarrestar la propagación de la ideología comunista, confiando en que si ejercíamos suficiente presión económica, militar y política, el sistema soviético finalmente colapsaría. En la actualidad, Rusia sigue su propia estrategia de contención contra la democracia liberal, utilizando herramientas de alta tecnología, como la propaganda computacional y las campañas de desinformación, para penetrar y socavar las instituciones occidentales, mientras desestabiliza las frágiles democracias en su periferia, como Georgia y Ucrania.

El presidente Putin parece pensar que si ejerce suficiente presión, las instituciones democráticas liberales colapsarán y se detendrá la difusión de los ideales democráticos. Pero aquellos que desean derribar la democracia solo pueden tener éxito si los guardianes de la democracia son demasiado complacientes, demasiado divididos, demasiado tímidos o demasiado estancados en el pasado para detenerlos.

Para asegurar la promesa de libertad, los demócratas con minúscula "d" deben unirse en oposición a la represión de las instituciones libres y en apoyo al pensamiento crítico, la educación y la verdad. Pero sobre todo, debemos reconocer que la virtud única de la democracia es su capacidad, a través de la razón y el debate abierto, para encontrar remedios a sus propias deficiencias. En un país libre se puede encontrar la solución a los reveses, no inclinándose ante los dioses falsos del nacionalismo y la tiranía, sino construyendo sociedades mejores, más flexibles y receptivas. Ese trabajo está en nuestras manos y es mejor que lo hagamos antes de que sea demasiado tarde.